DDB Estocolmo para Volkswagen

Una acción de marketing vestida de intervención urbana que invita a las personas a vivir la velocidad de la vida. Me gustaría rescatar dos cosas: Una, las caras de las personas, las acciones tocan el individualismo y las invitan a salir de ellas mismas y paradójicamente para ser auténticamente ellas mismas; y dos, la relación inmediata que logran establecer con las otras personas, las miradas, las sonrisas, somos seres humanos, personas que estamos viviendo la vida juntos, por qué no mirarnos y compartir lo que nos pasa. Un dia que pintaba igual a los otros 364 días, de repente, toma velocidad.